DEITOX – CITEDEF
División de Investigaciones Toxicológicas

HISTORIA

Nuestro laboratorio se inició en 1961 en CITEFA (actualmente CITEDEF) con la denominación de Laboratorio de Química Biotoxicológica. En noviembre de 1980, por un convenio entre CITEFA y CONICET se constituyó como Centro de Investigaciones Toxicológicas (CEITOX) bajo la dirección del Dr. José A. Castro.

Visita del Dr. Luis F. Leloir a los laboratorios de CITEFA (actualmente CITEDEF).

En la actualidad el DEITOX (División de Investigaciones Toxicológicas) es uno de los Departamentos componentes de la Unidad Ejecutora UNIDEF, creado mediante un convenio entre el Ministerio de Defensa y el CONICET.

Su misión desde su inicio fue la de servir como centro de consulta, promoción, asesoramiento, referencia y excelencia en temas de Toxicología de interés para el país.

El proyecto con el cual el CEITOX inició sus contribuciones a la Toxicología fue el estudio de los mecanismos de daño celular por tóxicos, enfocado en la hepatotoxicidad del tetracloruro de carbono (CCl4), compuesto químico sintético usado en aquella época en la producción de líquido refrigerante, propulsor de aerosoles, plaguicidas, agente limpiador y desgrasante, en extinguidores de fuego y para remover manchas (más detalle en Mecanismos de daño celular por tóxicos. El modelo CCl4 – hígado). Dicho proyecto mereció un apoyo financiero sostenido e ininterrumpido de los Institutos Nacionales de la Salud de los Estados Unidos (NIH) entre los años 1969 y 1996 y contó también con subsidios a nivel nacional del CONICET y de la SECyT.

Premios Konex – 1993 – Ciencia y Tecnología. El Dr. José A. Castro recibió el Diploma al Mérito en el área de Salud Pública.

Otra línea de trabajo de alto interés en el CEITOX desde sus comienzos estuvo relacionada con una enfermedad endémica parasítica que afecta a millones de personas en América Latina y el sur de los Estados Unidos y por la cual se estima que cada año mueren miles de personas de las regiones rurales más pobres. Estamos hablando del Chagas. En el CEITOX se realizaron estudios enfocados en los efectos tóxicos laterales de los fármacos empleados hasta hoy en el tratamiento de esta enfermedad, para obtener un criterio científico de administración de los medicamentos. También se efectuaron estudios para desarrollar nuevos agentes terapéuticos en colaboración con otros laboratorios (más detalle en Chagas: Una aplicación del conocimiento de los mecanismos de toxicidad).

Propiedad Industrial, Desarrollo Científico Tecnológico, Integración y crecimiento (1996)

Actualmente se sabe que la mayoría de los cánceres que padece el hombre tienen un origen ambiental, pero desde hace mucho tiempo el CEITOX se encuentra estudiando la Carcinogénesis Química Ambiental. Los trabajos realizados inicialmente estuvieron dirigidos a la comprensión de los mecanismos de carcinogenicidad de halometanos como el cloroformo (formado durante los procesos de cloración de aguas) y el tetracloruro de carbono (de amplio uso industrial). Los resultados de dichos estudios fueron considerados por la EPA (Environmental Protection Agency, EE.UU.) para fijar los límites máximos de residuos o tolerancias de los compuestos mencionados.
Además se realizaron estudios con otros carcinógenos relevantes como la tioacetamida, la aflatoxina B1 (una toxina fúngica contaminante de alimentos de gran relevancia sanitaria), algunos hidrocarburos aromáticos policíclicos y las N-nitrosaminas (presentes en el humo de cigarrillo y en algunos alimentos y bebidas alcohólicas).

Más recientemente, en el CEITOX estudió, y se continúa estudiando, tanto el mecanismo por el cual el consumo de alcohol promueve la inducción de cáncer, así como, el efecto estimulador sobre la activación de otros carcinógenos ambientales, su capacidad para inhibir procesos de reparación de daños en el ADN y los efectos sobre el sistema inmunológico (más detalle en El alcohol y su toxicidad a largo plazo y en Toxicidad del alcohol en el sistema reproductor de la rata hembra. El rol de la biotransformación in situ a metabolitos reactivos (PIP CONICET Nro 0067).). Estas investigaciones han recibido subsidios de CONICET, de ANPCyT y de UNSAM.

CONTRIBUCIÓN AL DESARROLLO DE LA TOXICOLOGÍA EN EL PAÍS Y EN EL MUNDO

Desde 1969, más intensamente entre 1973 y 1976, el Dr. José A.Castro (como director del CEITOX) junto con los colegas médicos Dra. E.Giménez, Dra. N.Vallejo (del Centro de Intoxicados del Hospital de Niños), el Dr. A. Grande (del Hospital Posadas) y el Dr. J. Berman viajaron asiduamente por las provincias para tratar que en distintos lugares de nuestro País hubiese:

• Centros de Tratamiento de Intoxicados.
• Laboratorios que pudieran hacer diagnóstico bioquímico de intoxicaciones.
• Laboratorios capaces de detectar y/o cuantificar tóxicos en el medio ambiente.
• Laboratorios capaces de investigar problemas toxicológicos regionales.

Esto les permitió conocer e interactuar con muchas personas del País interesadas en la Toxicología. De dichas relaciones surgieron algunas amistades y vínculos que estimularon al Dr. José A.Castro en diciembre de 1979 a convocar a todos con la propuesta de fundar una Sociedad Argentina de Toxicología (hoy Asociación Toxicológica Argentina), como una entidad de esencia multidisciplinaria y cuyos estatutos fuesen democráticos y representativos. Dicha asociación, la cual sigue existiendo en la actualidad, organizó muchos Congresos y actividades científicas y permitió el vínculo entre personas de distintas profesiones con un interés en común: la Toxicología. Tanto el Dr. J.A.Castro como otros integrantes del CEITOX participaron activamente en Asociación Toxicológica Argentina y ocuparon cargos relevantes en su conducción.

Debido a la experiencia adquirida en Argentina la Unión Internacional de Toxicología (IUTOX) designó como miembro de su Comité Científico al jefe del CEITOX (Dr. J.A. Castro) entre 1983 y 1986. Como el único de los siete miembros proveniente de un país en desarrollo planteó una serie de propuestas por las cuales la IUTOX actualmente tiene en su organigrama una División dedicada a problemas de países en desarrollo.
Otra experiencia parecida sucedió con la Unión Internacional de Farmacología (IUPHAR), donde fue uno de los Consejeros de la Sección de Toxicología entre 1979 y 1987 y Consejero en su Comité Ejecutivo entre 1998 y 2001. Hoy los Congresos de IUPHAR tienen secciones específicas donde se analizan los problemas toxicológicos de los países en vías de desarrollo.

El Jefe del DEITOX disertando en el 2do Congress of Toxicology in Developing Countries (1991), New Delhi.

En 1987 los integrantes del CEITOX organizamos el Primer Congreso Internacional de Toxicología en los Países en Desarrollo realizado el noviembre en Buenos Aires y al cual concurrieron trescientas personas de 29 países tanto desarrollados como en vía de desarrollo. En este ámbito, científicos de ambos mundos analizaron los problemas que vinculan la Toxicología con el subdesarrollo. Posteriormente los siguientes Congresos se realizaron cada tres años y a partir de 2005 IUTOX los incorporó como su segunda actividad científica junto a los Congresos mundiales.